jueves, 9 de enero de 2014

Lonja de Palma de Mallorca


Guillem de Sagrera, Lonja de Palma de Mallorca (Islas Baleares), 1426-1455

Es el arquetipo de lonja levantina bajomedieval. Dirigió su construcción el maestro Guillem Sagrera entre 1426 y 1444, año en el que estaba casi terminada. Tras su marcha a Nápoles, sus ayudantes la finalizaron en 1455. Sagrera fue un importante maestro de obras que trabajó en el ámbito de la Corona de Aragón: Perpiñán, Palma de Mallorca y Nápoles.

Inspirada en la lonja de Barcelona (algo anterior), y construida en piedra, es un edificio exento de 24 por 36 metros, que al interior presenta un espacio unitario formado por tres naves de la misma altura, de cuatro tramos cada una. Presenta seis pilares recorridos por anchas estrías helicoidales que le dan su peculiar aspecto. De pilares y muros arrancan arcos apuntados y muy moldurados. Está cubierta con bóveda de crucería simple, con características claves.

El exterior es sumamente sobrio, y se busca un equilibrio entre verticales y horizontales. Presenta un fachada sencilla, flanqueada por torrecillas poligonales. La portada es apuntada, con mainel, y estás flaqueada por dos ventanales de tracería flamígera. Una moldura horizontal recorre todo el frente y destaca el ingreso. El conjunto termina en una teoría de vanos abiertos y almenados.

Su construcción es muestra de los cambios de todo tipo que se producen en los siglos bajomedievales: el crecimiento de las ciudades, la importancia que toma la actividad mercantil, el consiguiente aumento de la influencia de las burguesías que promueven construcciones civiles: lonjas, ayuntamientos, hospitales...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada